Cuando hablamos de custodia compartida, siempre debemos pensar qué es mejor para los menores.
La situación psicológica de progenitores y menores, y la jurídica han de ir de la mano.

 

La custodia compartida plantea muchos problemas psicológicos no sólo para los progenitores, que evidentemente lo sufren, sino también para los menores.

Deberíamos optar siempre por el bienestar de los pequeños, y no siempre es así.

Lo más adecuado es que se ayude a los padres a tomar una decisión, a través de la elaboración de un plan de parentalidad.

La escucha del menor es crucial, pero el análisis y los motivos por el que se solicita una custodia compartida, o una custodia exclusiva debería ser examinado a fondo psicológicamente, y la toma de decisión, no debe corresponder sólo al juez.

Este artículo que he leído es interesante, y arroja luz sobre esta cuestión que tanto nos preocupa a todos, profesionales, padres y personas en vía de separación o divorcio.

Aquí dejo el link por si alguien desea leerlo. Publicación de Lawyer Press.

Aspectos jurídicos y psicológicos de la custodia compartida

Share This
Abrir chat
¡Hola! ¿Puedo ayudarte?